Atrial Fibrillation

Los cantantes expresan la "agitación" de sus corazones emocionados a través de sus suaves melodías. Y si su corazón palpita descontroladamente o se saltea uno que otro latido, tal vez haya llegado el amor a su vida. Sin embargo, la agitación de su corazón también podría ser consecuencia de un problema cardíaco grave: la fibrilación auricular.

Haga clic en la imagen para ver una explicación animada de lo que ocurre durante la fibrilación auricular. Fuente: National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institutes of Health, Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.

La fibrilación auricular puede darle la sensación de que su corazón late desordenadamente, muy rápidamente o de manera intermitente. La fibrilación auricular es el tipo de arritmia más común. La arritmia se produce cuando el corazón late muy despacio, muy rápido o con un ritmo irregular.

Millones de estadounidenses padecen de fibrilación auricular. Cada año, más de 750,000 personas son hospitalizadas a causa de este padecimiento, el cual contribuye a un número aproximado de 130,000 muertes. Anualmente, Estados Unidos tiene gastos de aproximadamente $6 mil millones a causa de esta enfermedad. Además, los costos médicos por personas que tienen fibrilación auricular rondan los $8,700 más por año que los costos por quienes no sufren este padecimiento.

Síntomas

Algunos de los síntomas de la fibrilación auricular son latidos de más, latidos intermitentes o latidos acelerados. Sin embargo, estos síntomas no siempre son causados por la fibrilación auricular. Y también está el hecho de que quienes tienen fibrilación auricular pueden no tener ningún síntoma.

La fibrilación auricular puede manifestarse en episodios breves y ocasionales o puede convertirse en un problema cardíaco continuo y crónico.

En ciertas personas, esta enfermedad puede provocar dolor en el pecho o insuficiencia cardíaca, especialmente si el ritmo cardíaco es muy acelerado.

Causas

En un corazón saludable, las señales eléctricas se desplazan por el corazón y hacen que su latido sea regular. Pero en las personas que tienen fibrilación auricular, estas señales no tienen un desempeño adecuado, por lo que el corazón no late normalmente.

La fibrilación auricular suele producirse como consecuencia de un daño cardíaco que se ha generado por otro problema de salud. Por ejemplo, la presión arterial alta puede dañar el corazón y alterar las señales eléctricas.

El riesgo de padecer de fibrilación auricular aumenta con el paso del tiempo. También hay otros factores que incrementan el riesgo de tener fibrilación auricular, como estos:

  • presión arterial alta
  • Obesidad
  • diabetes
  • Hipertiroidismo
  • Ciertas enfermedades cardíacas
  • Malformaciones estructurales del corazón
  • Insuficiencia cardíaca
  • Consumo importante de bebidas alcohólicas

Mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral

Algunas veces, incluso una persona saludable puede tener un derrame cerebral (esta página solo está disponible en inglés), aparentemente sin motivo alguno. La razón puede ser la fibrilación auricular. Las personas que padecen de fibrilación auricular corren un riesgo entre cuatro y cinco veces mayor de sufrir un derrame cerebral que quienes no tienen este padecimiento.

Además los derrames cerebrales causados por complicaciones derivadas de la fibrilación auricular tienden a ser más graves que los derrames provocados por otros motivos no evidentes.

La fibrilación auricular hace que el corazón tenga latidos anormales y, cuando el corazón no late normalmente, la sangre permanece dentro de las cavidades cardíacas demasiado tiempo. Esto puede provocar la formación de un coágulo. Ese coágulo puede llegar a una arteria del cerebro y quedarse estancado allí, lo cual provoca un derrame cerebral.

Usted puede reducir el riesgo de sufrir un derrame cerebral al mantener bajo control su nivel de colesterol, lo cual puede contribuir al bienestar de sus arterias. La acumulación de una placa grasosa en el interior de las arterias, llamada arteriosclerosis, estrecha las arterias, lo cual facilita la oclusión del flujo sanguíneo por acción de un coágulo.

Prevención

El National Heart, Lung, and Blood Institute da los siguientes consejos para llevar una vida saludable y contribuir a evitar la fibrilación auricular:

  • Haga actividad física regularmente.
  • Lleve una dieta saludable para su corazón. Limite las grasas saturadas y las grasas trans, y mantenga niveles de colesterol saludables. Coma muchos vegetales, frutas y granos integrales.
  • No fume.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Limite o evite por completo el consumo de cafeína y alcohol.

Todas estas medidas promueven valores saludables de presión arterial, y eso es fundamental. La presión arterial alta es el factor de mayor riesgo en lo que se refiere a la fibrilación auricular.

Un estudio de la publicación profesional Circulation arrojó que más de la mitad de los casos de fibrilación auricular podrían prevenirse al dejar de lado hábitos poco saludables en el estilo de vida y la alimentación que son factores de riesgo evitables, entre ellos, el hábito de fumar, una vida sedentaria, un alto consumo de sal o una alta ingesta de calorías.

Tratamiento

Muchos médicos emplean un método que consta de dos pasos para tratar la fibrilación auricular. En primer lugar, identifican y eliminan factores de riesgo mediante cambios en el estilo de vida y medicamentos. Luego, tratan a los pacientes con medicamentos anticoagulantes para evitar la formación de coágulos.

Si usted está recibiendo tratamiento por fibrilación auricular, tome todos los medicamentos que le receten. Y debe decirle a su médico si tiene algún síntoma cardíaco o alguna inquietud respecto de sus medicamentos. Si toma anticoagulantes, tal vez necesite que le practiquen pruebas de sangre con frecuencia.