¿Tiene problemas digestivos? No se preocupe, no es el único que los padece. Son problemas frecuentes. Millones de estadounidenses tienen al menos un tipo de problema digestivo.

Más de 60 millones de personas en los Estados Unidos tienen acidez estomacal, o reflujo ácido, mensualmente, y 15 millones de ellas la sufren a diario. Y ese es solo uno de los tantos problemas digestivos comunes a los que se enfrentan las personas. Otras personas tienen indigestión, náuseas, gases u otras molestias. Como sea que lo llame, puede ser una molestia, e incluso puede interrumpir su vida de forma significativa.

Sabe que hay algo que no está bien en su cuerpo, pero ¿cómo puede sentirse aliviado? Para averiguar la causa del problema, es posible que tenga que hacer el papel de detective. ¿Qué ha estado comiendo? ¿Está bebiendo demasiado? ¿Ha usado hierbas u otro tipo de remedio?

Problemas de salud digestivos

La digestión adecuada es vital porque el cuerpo necesita los nutrientes de las comidas y bebidas para mantenerse saludable. El sistema digestivo se encarga de desintegrar la comida para que el cuerpo pueda absorberla. Cuando el sistema no funciona correctamente, se ve afectada la salud y aparecen síntomas molestos y dolorosos.

Los primeros signos de problemas pueden ser distensión abdominal, estreñimiento, diarrea, acidez estomacal, incontinencia, vómitos, dolor abdominal y problemas para tragar, según indican los National Institutes of Health.

Dos de los problemas más comunes son la enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD, en inglés) y el síndrome del intestino irritable (IBS, en inglés).

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD, en inglés)
La acidez, o reflujo ácido, ocurre cuando el ácido en el estómago destinado a desintegrar la comida vuelve a subir. El ácido irrita el revestimiento del esófago. En algunos casos, puede ser causada por la enfermedad por reflujo gastroesofágico, o GERD.

Si esto sucede con frecuencia, es momento de comunicarse con su médico, advirtió el Dr. Brian Morley, director médico de una cobertura de Blue Cross and Blue Shield y médico de familia.

El médico le hará muchas preguntas acerca de su historial médico familiar, lo que usted come y bebe y si fuma. Con esa información, su médico y usted pueden decidir un plan de tratamiento.

Un caso leve de reflujo ácido no suele ser motivo de preocupación, señaló Morley. Por lo general, se trata primero con medicamentos de venta libre como Pepcid o Prilosec.

Hay algunas cosas que puede probar por su cuenta:

  • Deje de fumar.
  • Reduzca el consumo de alcohol y de bebidas carbonatadas.
  • Haga más ejercicio.
  • Busque maneras de reducir su nivel de estrés.
  • Cambie su dieta según sus necesdiades, como por ejemplo no comer comidas picantes que sabe que serán un problema para usted.

Si no desaparece en uno o dos meses, tal vez sea momento de realizar pruebas para conocer la salud de su esófago y estómago. Dos señales de alerta son la pérdida de peso y los ganglios linfáticos inflamados en el cuello, la panza o los hombros. Consulte con su médico de inmediato si tiene problemas para tragar o siente mucho dolor.

Síndrome del intestino irritable (IBS, en inglés)
Algunos síntomas digestivos son molestos y pueden irritar mucho, pero por lo general no tienen consecuencias graves, dice Morley. El síndrome de intestino irritable (IBS, en inglés), por ejemplo, puede causar distensión abdominal y estreñimiento y diarrea alternadamente. Alrededor del 10 al 15 por ciento de los adultos en los Estados Unidos sufren del síndrome del intestino irritable.

Si siempre tiene que ir rápido al baño, llegó el momento de hacer cambios. Controlar lo que come puede ayudarlo. Puede hacer cambio en su dieta, como por ejemplo evitar algunos alimentos y agregar fibra. Dormir más, realizar actividad física y aliviar el estrés también pueden mejorar los síntomas.

Pero si hacer cambios básico no ayuda, es momento de consultar con su médico de cabecera para realizar un examen físico completo, dice Morley. Su médico puede recomendar tomar medicamentos de venta libre o recetados para aliviar los síntomas. Algunas investigaciones demuestran que los probióticos pueden ayudar. Consulte con su médico antes de tomar probióticos.

Su médico también puede sugerir algunos tipos de terapia de salud mental o entrenamiento en relajación.

Si nada parece funcionar, también puede consultar con un gastroenterólogo, un profesional que se especializar en tratar problemas digestivos.

Obtenga más información sobre muchas enfermedades digestivas de los National Institutes of Health.

ícono_estómagoIdentifique la causa.

Si ha estado sufriendo en silencio y sus síntomas están afectando su vida, comuníquese con su médico de cabecera para saber qué está causando esos síntomas  No lo posponga, especialmente si está perdiendo peso sin intentarlo o si ve sangre cuando va al baño.