Es verano, y ese sol intenso le provoca sed y consume su energía. No hay nada mejor que una bebida bien fría.

Antes de buscar una bebida energética, debería saber que muchos expertos dicen que no son una buena manera de hidratarse. De hecho, la Mayo Clinic afirma que los endulzantes, conservantes y otros ingredientes que contienen pueden ocasionar problemas de salud.

mejores opciones de bebidas

El efecto de la cafeína

La cafeína por lo general es el principal ingrediente de las gaseosas y bebidas energéticas. Si bien una pequeña cantidad puede mejorar su estado de ánimo o ayudarlo a concentrarse, en grandes cantidades puede aumentar los riesgos de salud. Consumir en exceso puede provocar palpitaciones cardíacas, temblores y mareos.

A principios de este año, el American College of Sports Medicine publicó lineamientos (en inglés) que recomiendan evitar las bebidas energéticas antes, durante o después de realizar actividad física.

También dicen que estas bebidas energéticas pueden ser particularmente peligrosas para los niños y adolescentes, en especial si las beben rápidamente y consumen más de una por vez. 

Más allá de su edad, debería evitar mezclar bebidas energéticas con alcohol. Esas bebidas pueden hacer que les resulte difícil a las personas identificar su nivel de intoxicación. Esto las lleva a beber más y por más tiempo.

La hidratación es importante

Todo el cuerpo, desde los órganos hasta cada una de la células, necesita agua para funcionar correctamente. Obtenemos la mayor parte de los fluidos corporales que necesitamos del agua y otras bebidas. Alrededor del 20 por ciento de nuestros líquidos lo obtenemos de la comida. 

¿Qué debería beber para hidratarse? El agua pura siempre es una buena opción y no aporta calorías, cafeína ni ingredientes artificiales. ¿Necesita bebidas deportivas y los electrolitos que contienen? Probablemente no, a menos que haga ejercicios intensos.

Las recomendaciones para el consumo diario de líquidos varían y dependen de factores como el lugar donde vive, la cantidad de actividad física que realiza y el estado de salud.

Las National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (en inglés) recomiendan las siguientes cantidades de consumo diario de líquidos para un adulto saludable promedio que vive en un clima templado:

  • Aproximadamente 125 onzas para los hombres
  • Aproximadamente 68 onzas para las mujeres

Esta recomendación incluye la cantidad que obtenemos de los alimentos. Esta es una recomendación general, y tal vez usted tenga necesidades diferentes.

Si cree que no está bebiendo suficiente agua, pruebe estos consejos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades:

  • Lleve una botella de agua. Congele la botella si prefiere agua fría.
  • Opte por agua en lugar de bebidas con azúcar o cafeína.
  • Beba agua cuando salga a comer. Ahorrará dinero y calorías.
  • Agregue un gajo de algún cítrico al agua. Puede mejorar el sabor y ayudarlo a beber más.

Evite la deshidratación durante las actividades de verano

Es importante beber suficiente agua antes, durante y después de hacer ejercicio u otra actividad. Es especialmente importante beber suficiente agua en los climas cálidos.

No espere para hidratarse. Cuando tiene sed, es probable que ya esté deshidratado, afirma la dietista profesional Judy Kolish.

Cuando no bebe suficiente agua, su cuerpo no funciona como debería. Preste atención a estos signos de deshidratación, especialmente cuando se ejercita:

  • Boca seca
  • Sensación de mareo
  • Náuseas o vómitos
  • Músculos acalambrados
  • Falta de sudoración
  • Ritmo cardíaco acelerado

La deshidratación puede ser entre leve y grave. La deshidratación grave puede hacerlo sentir confundido o débil, o hasta desmayarse. Si ya tiene estos síntomas, busque ayuda médica de inmediato.

ícono de balanza¿No le gusta tomar agua?

Si está buscando algo refrescante, las mejores opciones por lo general son las más simples. No hay nada más fácil de encontrar o llevar con usted que el agua. Y si no le gusta el sabor del agua natural, pruebe agua gasificada, agua con frutas o hierbas como la menta o tés sin endulzante.