¿Qué es lo primero que hace cuando no se siente óptimo? ¿Llama al médico? ¿Toma una píldora? ¿Espera o intenta aliviarse usted mismo?

¿Qué habría hecho su abuela al sentirse enferma? ¿O su bisabuela o su tatarabuela?

Ha habido soluciones a los problemas de salud desde mucho antes de que surgiera la medicina occidental. 

En la sociedad occidental, la medicina convencional es la que más comúnmente se practica. Los médicos reciben capacitación para aplicar su conocimiento y juicio clínicos con el fin de determinar el tratamiento a seguir para una dolencia o enfermedad. Estos pueden incluir exámenes, tratamientos, medicamentos o cirugía.

Pero hay otros métodos que también pueden ser beneficiosos. Esos métodos alternativos o prácticas complementarias incluyen acupuntura, masajes y manipulación quiropráctica o osteopática. A veces los médicos sugieren estos tipos de terapias junto con los medicamentos y el reposo.

Quizá también le interesen productos de medicina alternativa como hierbas, aceites o probióticos. Pero algunos de ellos pueden tener interacciones con los medicamentos que podrían causar complicaciones durante una cirugía.

Siempre debe consultar con su médico respecto de cualquier suplemento o aceite que use o esté considerando usar. Y no olvide mencionar los medicamentos de venta libre y los medicamentos con receta que toma para que su médico pueda garantizarle una atención coordinada y segura.

¿Cuáles son algunas terapias alternativas o complementarias?

Medicina china

En la práctica de la medicina china, se cree que cuando el equilibrio interno de una persona se ve dañado, pueden producirse enfermedades. El tratamiento para restablecer el "yin" y el "yang" suele implicar la combinación de remedios a base de hierbas con acupuntura o acupresión.

Homeopatía

Esta práctica se basa en la creencia "lo semejante se cura con lo semejante". La idea es que para curar los síntomas de una persona previamente saludable, hay que tratar justamente aquello que provoca dichos síntomas.

Tal como ocurre con las vacunas, la homeopatía trabaja con cantidades diluidas de una sustancia para ayudar al cuerpo a sanar. A diferencia de la medicina convencional, la homeopatía ofrece recursos que solo pueden usarse a corto plazo.

Herbología

La herbología es una práctica médica que se fundamenta en el uso de plantas y extractos vegetales. Muchos de los medicamentos con receta que se usan en la actualidad tienen su origen en plantas que se utilizan como remedios herbales desde tiempos antiguos.

En lo relativo a los tratamientos que incluyen suplementos y productos herbales, quienes los implementan deberían saber algunos datos que causan preocupación. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. no somete a prueba los productos herbales para comprobar su efectividad.

Por tanto, se desconoce si muchos de estos productos herbales son seguros. De hecho, algunos de estos productos pueden provocar peligrosos efectos secundarios en personas que padecen determinadas enfermedades. Además, ciertos suplementos pueden causar problemas cuando se los combina con determinados medicamentos:

  • Las algas marinas combinadas con el medicamento para la tiroides puede derivar en la hiperactividad de esta glándula.
  • La manzanilla puede provocar reacciones alérgicas en personas que tienen alergia a la ambrosía.
  • La equinácea puede provocar ataques de asma en personas que sufren esta enfermedad.
  • El ginkgo, el jengibre y el ginseng pueden ser peligrosos para quienes toman medicamentos anticoagulantes.

Aromaterapia

¿Y qué tal funciona la aromaterapia? En estos últimos años, los aceites naturales han adquirido una gran popularidad. De hecho, la industria de los aceites esenciales recaudó más de $5 mil millones en 2014. 

¿Se pueden tratar enfermedades con el aceite de las flores, las hierbas y otras plantas? Si bien no hay datos que respalden la efectividad de estos aceites para estimular la sanación o prevenir la enfermedad, puede haber cierta evidencia de lo beneficiosos que pueden ser algunos de ellos. Por ejemplo, los aceites de lavanda, geranio y ciprés podrían disminuir temporalmente la ansiedad.

Tenga en cuenta que aunque muchos aceites se comercializan como "naturales", pueden no ser seguros, en especial para los niños.

Los aceites, que suelen venderse en concentraciones muy altas, pueden causar daño si se aplica demasiada cantidad en los niños. La piel de los niños es más fina y puede absorber mucho de ese aceite. También es posible que los niños intenten tragarse esos aceites.

De hecho, en los EE. UU. ha habido un aumento de llamadas a los centros de control de intoxicaciones para reportar envenenamientos relacionados con los aceites. Deberían extremarse los cuidados especialmente al usar aceites de alcanfor, clavo de olor, árbol de té, pirola, tomillo y lavanda.

Sin duda alguna, son muchas las opciones disponibles en lo que a cuidados se refiere, pero la correcta para usted podría no ser tan evidente. Antes de optar por una opción alternativa, consulte con su médico para evitar interacciones dañinas.

Es posible que las opciones alternativas no estén incluidas en su seguro de gastos médicos. Comuníquese con Servicio al Cliente llamando al número que figura al dorso de su tarjeta de asegurado para averiguar antes de planificar una consulta o un tratamiento.