Todos los años la depresión afecta a millones de hombres y muchos de ellos ni siquiera lo saben. Por lo general, los hombres no reconocen los síntomas de la depresión y es poco probable que busquen ayuda como las mujeres.

La depresión es una enfermedad grave que afecta la vida diaria y puede causar problemas de salud e incluso hacer que corra el riesgo de suicidarse. De hecho, los hombres en EE. UU. tienen de tres a cuatros veces más probabilidad de cometer suicidio que las mujeres.

Los hombres pueden vivir la depresión de una manera distinta a las mujeres. Es más probable que se sientan irritables y cansados. Pueden perder interés en los amigos, los familiares, los pasatiempos y el trabajo. También es más probable que tengan dificultad para dormir. Y los hombres pueden asumir más riesgos y desarrollar hábitos no saludables, como beber en exceso, fumar o consumir drogas, para camuflar la depresión.

Si bien la depresión es una enfermedad que se puede tratar, muchos hombres no la reconocen ni buscan ayuda para tratarla. Pero la depresión es una enfermedad real que se puede tratar, según el National Institute of Mental Health (el contenido de este enlace solo está disponible en inglés). Reconocer la depresión es el primer paso para superarla. 

Otro paso importante es estar dispuesto a hablar del tema. A muchos hombres les resulta difícil hacerlo. Afortunadamente, hombres famosos admirados por mucha gente, como atletas profesionales, músicos y actores, actualmente hablan abiertamente sobre su lucha contra la depresión y cómo lidiaron con ella. Esto ha servido para atenuar el estigma de los hombres de hablar sobre sus sentimientos, lo cual es una barrera para tratar con éxito la depresión.

Información sobre salud mental de NAMI

Acerca de esos sentimientos

¿Se ha sentido muy cansado y enojado, triste o inútil? ¿Ha perdido interés en su familia y amigos o en el trabajo? ¿Tiene problemas para dormir o tiene deseos de dormir todo el tiempo? ¿Está teniendo un comportamiento riesgoso o poco saludable?

Estas señales, y otras, pueden significar que es hora de pedirle a su médico los exámenes pertinentes para detectar la depresión. Si tiene estos síntomas durante más de unos días puede ser señal de que padece depresión. Es importante buscar ayuda.

Los hombres con antecedentes familiares de depresión pueden tener más posibilidades de padecerla que otros. El estrés causado por la pérdida de un ser querido, una relación difícil o cualquier situación estresante, puede desencadenar la depresión en algunos hombres. A menudo, es una combinación de razones.

Hable del tema

El primer paso para obtener el tratamiento adecuado es visitar a un médico o profesional de la salud mental. Una prueba o un análisis puede servir para descartar otros problemas de salud que pueden tener los mismos síntomas. El médico también tendrá en cuenta cualquier otro medicamento que esté tomando para ver si puede estar afectando su estado de ánimo o nivel de energía. El médico tendrá que obtener una historia médica completa.

Cuéntele al médico cuándo comenzaron los síntomas, cuánto tiempo hace que los tiene, cuán agudos son y si antes los tuvo. Dígale al médico si hay antecedentes de depresión en su familia.

Su médico puede recomendarle algún medicamento u otro tratamiento. Los medicamentos ayudan a muchas personas. Hay diversos tipos de terapia que también sirven para tratar la depresión. La terapia ofrece nuevas formas de pensar y la posibilidad de cambiar hábitos que pueden estar empeorando su depresión.

Ponga en práctica el cuidado personal

Cuando no se tiene en cuenta el estrés o siempre se pone en primer lugar el trabajo o la familia, el cuerpo puede pasar factura. Generalmente, los hombres no buscan ayuda para resolver problemas emocionales o relacionados con el estrés. Es probable que sean reacios a creer que el estrés está afectando su salud y no ven tanto la necesidad de manejar su estrés como lo hacen las mujeres, según la American Psychological Association (el contenido de este enlace solo está disponible en inglés).

Pero si se cuida física y emocionalmente puede ayudar a evitar algunos problemas de salud graves. La salud mental positiva también ayuda a las personas a hacer frente a las situaciones estresantes de la vida. Y tener como objetivo una vida más saludable también puede ser útil para su familia.

Piense en poner en práctica el cuidado personal. Puede ser tan fácil como comenzar a comer de manera correcta y dormir la cantidad de horas suficiente. Tome un descanso de vez en cuando.

Según U.S. Surgeon General (el contenido de este enlace solo está disponible en inglés), los pasos a seguir para tener bienestar mental y emocional incluyen estos:

  • Construir lazos fuertes y positivos con familiares y amigos.
  • Participar más en la comunidad. Esto puede incluir hacer trabajo voluntario, prestar servicio como mentor o tutor, o unirse a un grupo religioso.
  • Participar en deportes, pasatiempos u otras actividades. Aliente a sus hijos o familiares a participar con usted.
  • Compartir sus problemas y alentar a otros a hacer lo mismo.

Ícono de hablaHable de lo que le pasa.

No sienta vergüenza de pedir ayuda. Hable con familiares y amigos, y sobre todo con un especialista en salud mental. Y los exámenes de depresión y ciertos tipos de asesoramiento son beneficios cubiertos en la mayoría de los seguros de gastos médicos*. Usted puede superar la depresión, y no tiene por qué hacerlo solo.