Todos sabemos que el ejercicio y una buena dieta pueden ayudar a perder peso, pero ¿sabía que también es el secreto para aliviar el dolor de las articulaciones?

Se calcula que 15 millones de adultos en EE. UU. tienen artritis y dolor intenso en las articulaciones. Muchos de ellos podrían hacer ejercicio para ayudar a frenar el dolor en el tobillo, la rodilla, la cadera o el hombro.

Los asegurados compartieron sus consejos sobre cómo el ejercicio y una dieta saludable los han ayudado a controlar el dolor en las articulaciones.

Tenga en cuenta que los siguientes consejos de los asegurados no reflejan necesariamente la opinión de Blue Cross and Blue Shield. Estos consejos se comparten con el fin de brindar información general solamente. Consulte con su médico para recibir asesoramiento específico.


Mi marido y yo tenemos artritis. Tengo 91 años. Hago yoga tanto de pie como sentada tres veces por semana, y ando en una caminadora dos veces a la semana. También camino al aire libre siempre que el tiempo lo permite y tengo que subir dos tramos de escaleras tres o cuatro veces al día.

Mi marido tiene 98. Usa un andador y todavía se las arregla para moverse, incluso hace yoga y pesas todos los días. A excepción de la artritis, estamos en forma y mantenemos el peso bajo.

— K.


Siempre he llevado una vida moderadamente activa, incluso tomé clases de danza del vientre. Tengo osteoartritis en las caderas y el dolor se ha vuelto intenso. Me han reemplazado ambas caderas con menos de cinco meses de diferencia. Antes y después de las cirugías, realicé ejercicios de fuerza para ayudar con la recuperación. Seis semanas después de cada cirugía, ya no sentía dolor.

Tan pronto como pude, empecé a ir a clases de aquaeróbic; fui progresando a estiramientos generales y clases de tonificación. Después de nueve meses desde la última cirugía, volví a las clases de danza del vientre y soy capaz de hacer prácticamente lo mismo que hacía antes del reemplazo de caderas.

Creo que estar físicamente activo, haciendo ejercicios antes y después de las cirugías, y volver a otras actividades realmente me ayudó a estar lo activa que estoy hoy en día.

— Linda D.


Tengo artritis. Lidio con ella cada día con ejercicio, estiramientos y una dieta equilibrada. También bebo mucha agua. Por encima de todo, el mero hecho de mantenerse activo, tener un peso adecuado y comer de forma saludable me ayuda a controlar la artritis.

— Amanda A.


Me diagnosticaron osteoartritis en la cadera, que me dolía tanto que me impedía dormir por las noches. También limitaba mi actividad, y eso que siempre he estado llena de energía.

Un cirujano ortopédico me dio medicamento recetado que me ayudó con la inflamación. También iba a nadar cada semana y perdí algo de peso. Exceptuando cuando hay humedad en el ambiente, mi cadera ya no me duele. 

— GraceAnn P.