Si ha tomado la decisión de mejorar su estado de salud este año, llegó el momento de empezar a llevar un registro de sus progresos. ¿Ha incrementado su nivel de actividad física? ¿Ha dejado de fumar? ¿Ha actualizado su plan alimentario?

Al momento de fijar sus metas, ¿recordó incluir una reducción en el consumo de alcohol?

Entre las personas que beben, dos de cada 3 adultos dicen beber por encima de los niveles moderados al menos una vez por mes, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

El consumo de alcohol está relacionado con varios problemas de salud, de corto y largo plazo, tales como presión arterial alta y muchos tipos de cáncer. El riesgo es mayor según la cantidad de alcohol que usted consume. En el caso de ciertos tipos de cáncer, el riesgo se incrementa incluso cuando los niveles de consumo de alcohol son mínimos: un solo trago.

Con el objetivo de ayudar a disminuir el riesgo, las Pautas alimentarias para los estadounidenses 2015-2020 (solo en inglés) sugieren que si se consume alcohol, se haga con moderación. Por moderación se entiende un trago como máximo en el caso de las mujeres adultas y dos tragos como máximo en el caso de los hombres adultos. Aunque según los CDC, ciertas personas no deberían beber (esta página solo está disponible en inglés).

Mes de Conciencia sobre el Alcohol

Abril es el Mes de Conciencia sobre el Alcohol, una celebración que fomenta la divulgación de datos sobre el alcohol, el alcoholismo y las posibilidades de recuperación. El alcohol es la sustancia adictiva de mayor consumo en los EE. UU. Aproximadamente 17 millones de personas abusan o dependen del alcohol. Eso equivale a 1 de cada 12 adultos.

El alcoholismo es una enfermedad progresiva que puede provocar la muerte. Sin embargo, las personas pueden superar este problema; de hecho, unos 20 millones de personas, junto con sus familias, están viviendo en la etapa de recuperación. 

Los riesgos para la salud aumentan

Cuando se extiende en el tiempo, el consumo de alcohol puede tener consecuencias negativas a nivel físico y mental. Cuanto mayor es la cantidad de alcohol que se consume y más amplio es el período de tiempo durante el cual se consume, mayor es el riesgo de sufrir graves problemas de salud.

Cáncer: el alcohol es un factor de riesgo asociado con diferentes tipos de cáncer, entre ellos, el de boca, garganta, hígado y colon. Además, existen estudios cuyos resultados demuestran que cuanto más alcohol se bebe, mayor es el riesgo de padecer cáncer de mama.

Enfermedades cardíacas: el abuso del alcohol puede causar insuficiencia cardíaca, latidos irregulares, presión arterial alta y paro cardíaco repentino. Incluso el consumo moderado puede potenciar el riesgo de tener latidos irregulares. Esto, a su vez, puede incrementar el riesgo de sufrir un derrame cerebral o demencia.

Enfermedades hepáticas: la inflamación del hígado es la primera fase de una enfermedad hepática derivada del alcohol. Beber de manera continua puede provocar cirrosis, lo cual puede llevar a que la persona necesite un trasplante de hígado.

Diabetes: beber alcohol suma riesgos a las personas que padecen de diabetes. El alcohol añade azúcar a su alimentación. Y cuando beben, las personas tienden a apartarse de su dieta o a pasar por alto el chequeo del azúcar en sangre.

Deterioro del cerebro: con el paso del tiempo, el abuso del alcohol puede dañar la claridad mental o provocar cambios en el estado de ánimo y el comportamiento.

Riesgos adicionales para las mujeres: en pequeñas cantidades, el alcohol puede dañar la salud de las mujeres con más rapidez que la de los hombres. Las mujeres que beben alcohol durante el embarazo corren el riesgo de dar a luz un bebé con problemas mentales y malformaciones físicas.

Establezca límites con inteligencia

Si decide beber, es fundamental que conozca las cantidades normales. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, a una copa de vino de 4 onzas o a 1.5 onzas de licores con una graduación alcohólica de 80.

Es fundamental tener plena conciencia de la cantidad de alcohol que está consumiendo. Intente seguir estos consejos para evitar beber demasiado:

  • Mida las cantidades.
  • Haga que una bebida le dure más tiempo dando sorbos pequeños.
  • Intente no beber todos los días.