Habrá escuchado aquello de "dar hasta que duela, y cuando duela seguir dando". Bueno, sucede que ofrecer su tiempo no es tan doloroso sino bastante positivo para usted.

El trabajo voluntario es bueno para su salud mental y física

Los expertos opinan que el trabajo voluntario es bueno para todas las edades, aunque la mayoría de los investigadores hicieron hincapié en los adultos mayores.

Los beneficios emocionales son mayor autoestima y mejor sensación de bienestar. Y también puede generar menos estrés y depresión, disminuir el riesgo de padecer demencia y otros tantos beneficios que vienen de la mano de sociabilizarse más.

Los estudios demuestran que los beneficios físicos adicionales en las personas que hacen trabajos voluntarios pueden incluir presión arterial más baja y mayor longevidad. 

De hecho, la investigación realizada por la Carnegie Mellon University sugiere que los adultos mayores que realizan trabajo voluntario durante al menos 200 horas al año disminuyen el riesgo de tener presión arterial alta en un 40 por ciento.

¿Por qué hay un vínculo entre el trabajo voluntario y la presión arterial? Por un motivo: trabajar como voluntario incrementa la actividad física de aquellas personas que por lo general no son activas.

Ayudar a los demás también fomenta la liberación de hormonas que lo protegen del estrés. Y menos estrés significa menor riesgo de enfermedad cardiovascular y mejor control de la presión arterial.

Hacer trabajo voluntario también lo ayuda a vivir más. La investigación ha descubierto que los voluntarios presentan índices de mortalidad más bajos que aquellas personas que no lo son.

Hay varios factores que explican estos datos. Por ejemplo, los expertos opinan que las relaciones importantes que son productivas y lo mantienen activo son vitales para el envejecimiento saludable. Por eso, el trabajo voluntario lo ayuda a lograr esto.

Pero la razón por la que lo hace también es importante. Según un estudio de la University of Michigan, los voluntarios mayores corren menos riesgo de morir durante un período de cuatro años que aquellos que no son voluntarios. Pero los investigadores también descubrieron que este dato es real para las personas que principalmente hacen hincapié en ayudar a los demás en lugar de beneficiarse ellos mismos, como hacer tareas voluntarias para tratar de completar un currículum, por ejemplo.

Dar una mano solidaria

¿Cómo puede ayudar? Primero busque el trabajo voluntario que disfrutará.

¿Le gustan los niños? Ayude a construir un patio de juegos (el contenido de este enlace solo está disponible en inglés). ¿Es experto en impuestos? Lleve la contabilidad de una organización sin fines de lucro. ¿Le encanta caminar? Participe en las caminatas que organiza la American Heart Association (esta página está disponible solo en inglés).

Sea cual fuera su habilidad, lo más probable es que haya una organización en donde pueda aplicarla para bien. El tiempo de compromiso requerido puede variar desde compromisos regulares hasta ayudas ocasionales.

Recuerde: Con el trabajo voluntario puede beneficiarse tanto como las personas a las que ayuda.

 


Conozca al Voluntario del Año de BCBSNM.

Cada año, Blue Cross and Blue Shield of New Mexico (BCBSNM), premia a los empleados voluntarios por las significativas contribuciones que hacen a sus comunidades.

Laura Bain, voluntaria del año

La voluntaria del año de New Mexico Blue Corps es Laura Bain, una asistente administrativa del área de servicios de la red. Laura ha estado en BCBSNM por casi 19 años.

Siempre ha sido una de las primeras en ofrecerse como voluntaria y participar activamente en los eventos de la compañía, como la Heart Walk organizada por la American Heart Association, la Marcha por los Bebés de March of Dimes, los proyectos organizados por Special Olympics New Mexico, y en las construcciones de las zonas de recreación llevadas a cabo por KaBOOM!

Además de donar para causas de su interés, ella suele prestar servicio como capitana de equipo y liderar actividades de recaudación de fondos. Laura también ayuda a sus colegas en su calidad de defensora del bienestar y miembro del equipo de respuesta ante emergencias.

Laura sigue participando activamente en su comunidad y dice creer firmemente que debería ayudar siempre que pueda.