Las redes sociales están repletas de citas, videos y fotos motivacionales que tienen por objetivo impulsarnos a ser más felices. ¿Será que algunas personas nacen con mayor predisposición a la felicidad que otras?

Sin duda alguna, es una pregunta interesante. Pero incluso los investigadores que buscan un potencial "gen de la felicidad" concuerdan en que los factores genéticos son solo una pieza de este gran rompecabezas. 

Esto implica que al hacer una evaluación más detallada de nuestro entorno y nuestras relaciones sociales podemos llegar a saber por qué ciertas personas son más felices que otras y por qué es posible ver la vida de modo más positivo incluso para quienes tienen una perspectiva más pesimista.

¿Qué significa ser feliz?

Tal Ben-Shahar, un escritor que ha dado conferencias sobre psicología en Harvard University, define la felicidad como "un sentimiento integral de placer que incluye la sensación de vivir con un propósito... una persona feliz disfruta de emociones positivas al tiempo que percibe su realidad como llena de sentido".

Para aquellos que no estamos comprendidos en esa definición, ¿realmente es posible alcanzar la felicidad? Los avances que se han hecho en los ámbitos de la psicología, la neurología y la química sugieren que sí.

Un nuevo campo de estudio en vías de desarrollo, llamado neuroplasticidad, ofrece evidencia de que el cerebro puede cambiar para mejor. Un campo de estudio relacionado, la psicología positiva, propone el establecimiento de dos metas principales para estimular una "funcionalidad humana óptima". Una de ellas es cuantificar y entender las fortalezas y virtudes del ser humano, es decir, la esperanza, la sabiduría, la creatividad, la perseverancia y la capacidad de sentir satisfacción. La otra meta es desarrollar estas fortalezas y virtudes.

Otro estudio sobre el tema sugiere que quienes son más propensos a sentir que sus vidas tienen verdadero sentido pueden vivir más años y sufrir menos enfermedades. Un estudio llevado a cabo en 2007 con varios participantes arrojó que quienes tenían entusiasmo, esperanza, sentido de compromiso y la capacidad para enfrentar los problemas de la vida sin perder su equilibrio emocional también corrían un menor riesgo de sufrir alguna enfermedad cardíaca coronaria.

4 pasos hacia la felicidad

Entonces, ¿cuál es el secreto de una felicidad plena? Los estudios apuntan a estos cuatro factores:

  1. Sea sociable. Pasar tiempo con la familia y los amigos puede ayudarle a tener una perspectiva positiva de la vida y retrasar su envejecimiento biológico. Los estudios han demostrado que a medida que envejecemos, la soledad provoca mayores índices de depresión, problemas de salud y estrés.
  2. Medite. Trate de tomarse unos 20 minutos al día para practicar la meditación orientada a la conciencia plena. Aprenda a sosegar la mente y a enfocar su atención en el presente. Evite las distracciones que dañan su concentración.
  3. Haga ejercicio. Hacer ejercicio regularmente puede beneficiar su salud física y mental, además de ayudarle a lidiar con el estrés. Además, llevar una vida activa puede mejorar su imagen. Un estudio del Journal of Health Psychology arrojó que las personas que hacen ejercicio se sienten más conformes con su cuerpo, incluso cuando no ven ningún cambio en particular.
  4. Duerma. Dormir ayuda al cuerpo a recuperarse del día vivido, al tiempo que nos ayuda a enfocarnos y ser más productivos. Además, la falta de descanso puede afectar nuestra capacidad de ser positivos. Un estudio llevado a cabo en 2012 demostró que quienes no descansaban adecuadamente no lograban traer a la memoria recuerdos felices pero sí vivencias angustiantes.
health_care_braingears

¿Necesita ayuda?

Aunque es posible sentirse más feliz mediante ciertas decisiones relativas al estilo de vida, hay momentos en los que eso no basta y es necesario pedir ayuda. Si usted siente una sensación de desesperanza, falta de interés en diversas actividades, una tristeza persistente, sensaciones de ansiedad o "vacío", o si tiene deseos de hacerse daño, hable con su médico o con un profesional de la salud mental.