Caracterizada por sentimientos de vacío, desesperanza y la necesidad de quedarse en soledad, la depresión es una respuesta normal y adecuada a la pérdida de un ser querido.

Si bien todos vivimos el dolor de manera particular, para la mayoría de nosotros el estado de ánimo va mejorando con el tiempo. Pero algunas personas, unas 1 de cada 5 personas, permanecen en la fase depresiva. Suelen sentirse aisladas de sus familiares o amigos y la vida se les hace difícil.

Un tipo de duelo diferente

Conocido en general como duelo complicado, este padecimiento que se extiende en el tiempo también es conocido como duelo traumático no resuelto.

Se desconocen las causas de los 1 millones de casos nuevos que los estudios sugieren que surgen todos los años. Pero las circunstancias en las que muere el ser querido podrían ser parte de los motivos. La relación de la persona de duelo con el fallecido y su salud mental también tienen un papel muy importante.

Las personas afligidas pueden tener más problemas si no logran dejar de pensar en cómo ellas o alguien más podrían haber evitado la muerte. También es más probable que tengan una respuesta complicada si tienen antecedentes de depresión, ansiedad, trastornos de la personalidad o dificultades para lidiar con las pérdidas. 

¿Cómo puede darse cuenta de que un ser querido está pasando por un duelo complicado? Si nota tres o más de los siguientes síntomas más de seis meses después de la muerte de un ser querido, recomiéndele que busque ayuda:

  • Extrañar mucho a la persona que falleció
  • Enojo profundo con respecto a su muerte
  • Una soledad profunda, aun en compañía de otras personas
  • Dificultad para aceptar la muerte
  • Ansias de ver, tocar, escuchar u oler las cosas que le recuerdan a la persona fallecida
  • Sentir que la vida ya no tiene sentido sin esa persona
  • Evitar a las personas, los lugares o las cosas que le recuerdan la pérdida
  • Una reacción física o emocional fuerte frente a recordatorios de la pérdida
  • Dificultades para cuidar a otras personas o problemas para confiar en otros
  • Cortar relaciones porque piensan en la persona fallecida
  • Estar en shock o insensibles

Opciones de tratamiento

Aun sin tratamiento, algunas personas que sobrellevan un duelo complicado en algún momento lo superan. Para otros, el tratamiento permite evitar problemas de salud graves. Según Jennifer Paterakis, consejera clínica profesional, sugerir a un ser querido que recurra a un consejero y se sume a un grupo de apoyo para personas en duelo puede ser útil.

"Acudir a un consejero adecuado permite que la persona se sienta cómoda para hablar acerca de su pérdida y compartir los sentimientos que pueda tener", explica Paterakis.

"También puede recomendarle que se sume a un grupo de apoyo para personas que atraviesan duelos, para que conozca a otras personas que están pasando por la misma pérdida", dice Paterakis. "Compartir en un grupo con otras personas y aprender formas de sobrellevar el dolor puede ser una experiencia muy enriquecedora. En un grupo de apoyo para personas en duelo, los participantes no se sienten juzgados, y además obtienen herramientas para aprender a cuidarse".

Recursos en su área

Hay ayuda disponible para cualquiera que esté atravesando un duelo. Si se trata de un ser querido, ayúdele a programar una cita para hablar con un médico. Si está atravesando este tipo de duelo o tiene problemas serios para dormir, pensamientos suicidas u otros síntomas preocupantes, consulte a su médico, especialista en salud mental o trabajador social.

communications_people_1

Encuentre la fuerza que necesita en un grupo.

Si cree que un grupo de apoyo puede ser útil para usted o un ser querido, hable con su médico o busque en línea grupos de apoyo para personas que atraviesan un duelo en su área.