Vegana, vegetariana, Paleo, cruda, de South Beach, de Atkins, sin carbohidratos, con pocos carbohidratos, a base de jugos, Zone, mediterránea y sin gluten. Estas son algunas de las dietas de estilo de vida que forman parte de las tendencias actuales en lo que comemos y cómo comemos.

Quizá conozca a alguien que hace una dieta sin gluten, ya sea por elección o por recomendación médica. Pero antes de eliminar el gluten, es importante que conozca toda la información. 

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es un trastorno hereditario del sistema inmunológico. Las personas con enfermedad celíaca no logran digerir el gluten, que es la proteína presente en el trigo, el centeno y la cebada. Sus organismos reaccionan en exceso frente al gluten, y sus sistemas inmunológicos atacan el recubrimiento de los intestinos delgados.

Este problema médico puede empeorar con el tiempo y dificultarle al organismo la capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos. Esto puede provocar desnutrición.

Los siguientes son algunos síntomas de enfermedad celíaca:

  • Dolor de estómago, gases y diarrea
  • Sensación de cansancio extremo
  • Pérdida de peso

Los síntomas pueden variar según cada persona. La gravedad y duración también varía según la persona.

Los médicos pueden diagnosticar la enfermedad en función de los síntomas, un análisis de sangre o una biopsia del intestino delgado. La enfermedad celíaca no tiene cura. El único tratamiento es seguir estrictamente una dieta sin gluten.

Sensibilidad al gluten

Algunas personas tienen síntomas similares a los de la enfermedad celíaca, pero no tienen el daño intestinal que causa la enfermedad celíaca. Este problema se conoce como sensibilidad al gluten o sensibilidad al gluten no celíaca.

Todavía no hay suficientes estudios acerca de la intolerancia al gluten, pero evitar los alimentos con gluten puede contribuir a aliviar los síntomas. 

¿Qué debe hacer para evitar el gluten?

Por lo general, el pan, los cereales y la pasta contienen gluten. También puede estar presente en alimentos como los fiambres, la salsa de soja, los mariscos, el vinagre y ciertas salsas.

Si necesita evitar el gluten, recuerde leer las etiquetas de los alimentos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) elaboró normas para que los fabricantes informen que sus alimentos no contienen gluten en sus etiquetas. Pero la FDA también recomienda que si tiene dudas acerca de algún producto en particular se ponga en contacto con el fabricante o busque información en el sitio web de la compañía.

El gluten en su dieta se puede reemplazar con granos y harinas sin gluten, como el arroz, el maíz, la soja, la tapioca, las judías, la quinoa, el mijo, el trigo sarraceno, las harinas de nueces y más. Las frutas y verduras frescas, la carne, el pollo, el pescado, el cordero, el cerdo y los productos lácteos puros tampoco contienen gluten.

¿Quiénes deben evitar el gluten?

Si bien solo el 1 por ciento de la población estadounidense padece enfermedad celíaca, hay un número creciente que decidió adoptar una dieta sin gluten.

Muchas personas adoptan una dieta sin gluten sin consultar a sus médicos. Algunos buscan aliviar molestias estomacales como el síndrome de colon irritable, deshincharse o mejorar problemas como la diabetes o artritis. Algunas personas buscan en la dieta sin gluten una forma de bajar de peso y comer comidas "limpias".

Pero todavía no contamos con evidencia específica que demuestre que evitar el gluten ayuda a controlar estos problemas o permite bajar de peso. De hecho, puede ocurrir que algunas personas suban de peso por tratar de evitar el gluten porque pueden incorporar azúcar o grasa adicional a sus comidas sin gluten para mejorar el sabor.

Y, si elimina los granos con gluten, quizás quite de su dieta los nutrientes que necesita, como el ácido fólico, la vitamina A, el calcio y otras vitaminas y minerales. Esto puede representar un riesgo de problemas para la salud, especialmente en los niños.

Hable con su médico si tiene síntomas de enfermedad celíaca o si le preocupa su digestión. Si realmente necesita hacer una dieta sin gluten, su médico o dietista profesional le ayudarán a garantizar que reciba suficientes nutrientes.