Si alguna vez ha tomado una (o dos) copas, estará familiarizado con los efectos a corto plazo del alcohol. ¿Pero sabe el daño que el alcohol provoca a largo plazo en su salud?

Por lo general, cuanto más alcohol ingieren las personas, y cuando lo hacen por más tiempo, mayores son los riesgos de padecer problemas graves de salud.

Si bebe de forma habitual, es importante que entienda el potencial efecto a largo plazo que puede tener en su salud mental y física. Aprender sobre estos efectos puede ayudarle a moderar su consumo de alcohol.

Cáncer de mama

Muchos estudios se han centrado en la relación que existe entre el alcohol y el cáncer de mama. Los estudios muestran de forma consistente que cuanto más alcohol se bebe, mayor es el riesgo de padecer cáncer de mama. 

Un reciente análisis de 53 estudios descubrió que las mujeres que ingieren alrededor de tres copas al día tienen 1.5 probabilidades más de desarrollar cáncer de mama comparado con aquellas que no beben.

Los estudios también demostraron que el riesgo de sufrir cáncer de mama aumenta entre un 7 y 12 por ciento por cada 10 gramos de alcohol (algo menos de una bebida) que se consuma al día.

Además, beber alcohol es un factor de riesgo significativo de padecer cánceres de boca, garganta, laringe, esófago, hígado, colon y recto.

Enfermedad cardíaca

El abuso del alcohol puede causar insuficiencia cardíaca, latidos irregulares, presión arterial alta y paro cardíaco repentino. El alcohol afecta a su corazón de diferentes formas. A continuación señalamos dos importantes:

Su presión arterial cambia. Un par de bebidas por semana pueden llegar a bajar su presión arterial. Pero si empieza a abusar de la bebida, la historia cambia. El abuso de alcohol crónico (o incluso un episodio de exceso alcohólico) provoca que el cerebro libere hormonas del estrés que endurecen los vasos sanguíneos. Si las paredes de los vasos sanguíneos son menos elásticas, su corazón tendrá que trabajar más para bombear sangre. La presión en las venas y arterias aumenta, lo que provoca hipertensión.

Su corazón late de forma irregular. Incluso el consumo moderado puede potenciar el riesgo de fibrilación auricular, un problema del ritmo cardíaco que ocurre cuando las cavidades superiores del corazón no se contraen por completo. La fibrilación auricular, a su vez, cuadriplica el riesgo de derrame cerebral, dobla el riesgo de padecer demencia e incrementa las posibilidades de morir por cualquier causa.

Enfermedades hepáticas

La inflamación del hígado es la primera fase de una enfermedad hepática derivada del alcohol. Con un consumo continuado, se pueden desarrollar cicatrices severas en el hígado (cirrosis). Cuando aparece la cirrosis, el hígado no puede trabajar con normalidad e incluso puede que sea necesario recurrir a un trasplante.

Las mujeres son más susceptibles a desarrollar enfermedades hepáticas que los hombres. Los hombres desarrollan cirrosis, generalmente, tras tomar en promedio cinco bebidas alcohólicas al día durante 10 años. Pero en el caso de las mujeres, el promedio es de tres bebidas al día durante 10 años.

diabetes

Las bebidas alcohólicas causan daños adicionales a aquellos con diabetes. Por ejemplo, aumenta sus probabilidades de sufrir de hipoglicemia (nivel bajo de azúcar en sangre). Y puede aumentar los triglicéridos, que son grasas dañinas en la sangre.

Cuando tiene alcohol en su sistema, es posible que sea menos capaz de verificar su nivel de glucosa en sangre, tomar la insulina o seguir su dieta.

El cerebro

El abuso de alcohol a largo plazo puede afectar al cerebro de diferentes maneras.

  • Encogimiento de los lóbulos frontales, lo que afecta el pensamiento y las habilidades cognitivas.
  • Daños en la corteza cerebral, que pueden afectar la habilidad para solucionar problemas y aprender
  • Interrupciones en el equilibrio de los neurotransmisores, lo que provoca cambios en el humor y el pensamiento, y convulsiones.
  • Menos masa cerebral, lo que provoca la pérdida de coordinación, la regulación de la temperatura y la conciliación del sueño.
  • Aumenta el riesgo de padecer demencia y derrames cerebrales
  • Aumento del riesgo de ansiedad, depresión y suicidio

Daños adicionales para las mujeres

Los hombres son más propensos a abusar del alcohol que las mujeres. Pero la salud de la mujer puede verse dañada con menores cantidades de alcohol en comparación con los hombres. Y el impacto negativo puede surgir antes en las mujeres que en los hombres.

Las mujeres que beben durante el embarazo se arriesgan a que su hijo sufra síndrome alcohólico fetal, que a su vez causa retraso mental y defectos físicos.

Límites saludables

Si elige ingerir alcohol, es importante hacerlo en moderación, en especial según avanza en edad. Preste atención a las cantidades estándar. Una bebida equivale a 12 onzas de cerveza, una copa de vino de 4 onza y 1.5 onzas de licor con una graduación alcohólica de 80.

Para evitar beber más de lo que quiere:

  • Mida las cantidades. Mida 4 onzas y viértalo en una copa de vino estándar. Si le gustan las bebidas mezcladas, mida el alcohol con una medida de 1.5 onzas en lugar de servir a pulso.
  • Haga que una bebida le dure más tiempo dando sorbos pequeños.
  • En las fiestas, márquese el ritmo intercalando bebidas no alcohólicas. Y dígale al anfitrión "no, gracias" si intenta llenar su copa de vino.
  • Intente no beber todos los días.