Con la llegada de la primavera el calendario se llena de actividades sociales. Los viajes por el receso primaveral, las vacaciones, los partidos de baloncesto, las fiestas y muchos otros eventos traen consigo mucha diversión... y bocadillos azucarados.

Si no controla la cantidad de azúcar que ingiere, podría perjudicarse.

¿Qué cantidad se considera demasiado?

Comencemos por determinar la cantidad que es demasiado para una persona promedio. La cantidad específica que es saludable para usted depende de su ingesta total diaria de calorías.

En promedio, la American Heart Association recomienda hasta 36 gramos (9 cucharaditas) de azúcar añadida por día para los hombres. Las mujeres y los niños deberían limitar su ingesta de azúcar añadida a 25 gramos (6 cucharaditas) por día. El azúcar presente en la leche y las frutas no entra dentro de este límite.

Tenga en cuenta que el límite diario puede ser diferente para las personas con ciertas enfermedades, como la diabetes.

Ahora eche un vistazo a la cantidad de azúcar que contienen los siguientes bocadillos y bebidas:

  • Gaseosa de 12 onzas: 39 gramos
  • Cinco pollitos de malvavisco: 34 gramos
  • Una barra de chocolate promedio: 24 gramos
  • Conejito de chocolate macizo (1.5 onzas): 23 gramos
  • Brownie (porción normal): 15 gramos
  • Galletas con chips de chocolate (dos, compradas en tiendas): 12 gramos

Como puede ver, estas golosinas tienen una gran cantidad de azúcar. Una barra de chocolate grande puede alcanzar el límite diario establecido para las mujeres y los niños y alcanzar más de la mitad del límite estipulado para los hombres. Una lata de gaseosa cola común supera el límite de todos.

Para algunas personas, limitar la ingesta de azúcar es una cuestión de vida o muerte. Aquellas que tienen diabetes, una enfermedad en la que el organismo tiene problemas para procesar el azúcar, deben controlar rigurosamente sus niveles de azúcar en sangre. De no hacerlo, pueden enfrentar graves problemas de salud, entre ellos, ceguera e insuficiencia renal.

La cantidad de personas que tiene diabetes alcanzó los 422 millones en el mundo en 2014, según la Organización Mundial de la Salud. Esa cifra equivale a aproximadamente el 8.5 por ciento de la población.

Incluso las personas que no sufren de diabetes deberían limitar la cantidad de azúcar que consumen. Demasiada azúcar puede hacerle subir de peso. Eso, a su vez, puede causar diabetes tipo 2, presión arterial alta, enfermedades cardíacas y otras enfermedades.

El exceso de azúcar también puede provocar caries y altibajos en los niveles de energía.

Reduzca el consumo de azúcar sin sacrificar el placer

Sin duda alguna, son muchas las razones por las cuales se debe eliminar o reducir el consumo de azúcar. La parte difícil es descubrir cómo hacerlo sin sentir que uno se está perdiendo la parte placentera. La American Diabetes Association tiene algunas ideas prácticas.

Pregunte antes de comer. No dude en preguntarle al anfitrión de la fiesta o al mesero en el restaurante sobre los ingredientes de su plato. Si no se ajusta a su plan alimenticio saludable, simplemente diga "no, gracias" y busque otra opción.

Planifique con anticipación. Si es posible, pregunte con antelación al anfitrión qué menús se servirán. Lea la información nutricional de las etiquetas o en línea y arme un plan. Hay aplicaciones para teléfonos inteligentes y sitios web que calculan el porcentaje de carbohidratos para simplificarle la tarea. Averigüe cuáles son las que recomienda su profesional médico.

Traiga su propia comida. Tendrá la seguridad de estar consumiendo algo saludable si trae su propia comida para compartir. Échele un vistazo a estas recetas aptas para diabéticos (el contenido de este enlace solo está disponible en inglés) de Eating Well. Puede encontrar opciones saludables para cada comida y postre.

También puede hacer versiones reducidas en calorías de sus recetas favoritas. Intente consumir leche descremada en lugar de leche entera, endulzar con fruta en lugar de solo con azúcar o sustituir el yogur griego por crema agria. Puede que le tome varios intentos transitar el camino correcto, pero vale la pena seguirlo.

Céntrese en la diversión. Intente concentrarse en celebrar los eventos, no la comida. Ayude a un niño a recoger huevos durante la búsqueda anual de huevos de Pascua. Baile en una fiesta de graduación. Cronometre 10,000 pasos al día mientras admira las vistas durante el receso de primavera.

Con un poco de planificación, puede mantener controlada la ingesta de azúcar y seguir disfrutando de todo lo que le ofrece la primavera.