Se calcula que muchas personas en los Estados Unidos padecen de diabetes y no lo saben.

La diabetes es una enfermedad grave que se manifiesta cuando el organismo presenta altos niveles de azúcar en la sangre.

La forma más común es la diabetes tipo 2. Afecta la manera en la que el organismo descompone el azúcar en la sangre. En la diabetes tipo 2 no suelen presentarse síntomas al principio de la enfermedad.

Practicarse exámenes a tiempo puede ayudar a las personas a evitar problemas más serios que suelen ser producto de esta enfermedad. Entre ellos podríamos nombrar daño a largo plazo en la vista, los riñones, el sistema nervioso, el corazón y los vasos sanguíneos.

Vea esta imagen

El infográfico es cortesía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Las personas con diabetes tipo 2 sin diagnosticar corren un riesgo mucho más alto de sufrir derrame cerebral, enfermedades cardíacas y vasculares.

Los adultos con sobrepeso y con factores de riesgo, como presión arterial alta o altos niveles de colesterol, deberían examinarse cada tres años a partir de los 45 años, según la American Diabetes Association.

Las personas que tienen otros problemas de salud o antecedentes familiares de diabetes, pueden hacerse exámenes a partir de una edad más temprana y con mayor frecuencia.

Esas son pruebas comunes que su médico le solicitará como parte de su examen de salud anual. Esas pruebas suelen estar incluidas en su seguro de gastos médicos si el profesional que le atiende forma parte de la red de su seguro; por lo tanto, usted no tiene gastos de bolsillo adicionales.*

Nuestra serie de artículos educativos sobre la diabetes tiene información útil provista por Teresa Kunath, RN, una enfermera pedagoga que con Blue Cross and Blue Shield nos informa sobre la diabetes.