Con el verano vienen el clima cálido, divertidas actividades al aire libre y las vacaciones. Para muchos de nosotros, eso significa más riesgo de lesiones.

Accidentes al andar en bicicleta. Codo de tenista. Choque con otro jugador de softball o fútbol. Un swing de golf mal ejecutado. Esas cosas suceden.

Después de pasar los primeros días o las primeras semanas de curación básica, es posible que su médico le recomiende terapia física.

Trabajar con un fisioterapeuta puede ayudarlo a tener más fuerza y rango de movimiento. Incluso puede reducir el dolor.

Solo asegúrese de repasar el certificado de beneficios antes de comenzar para averiguar si alguno de los servicios puede no estar incluido o puede estar limitado como parte de la terapia física. 

Antes de la consulta

Use la herramienta Provider Finder® para confirmar que el fisioterapeuta forma parte de la red de profesionales de su seguro de gastos médicos. Incluso si el terapeuta es parte de la misma práctica que su médico de cabecera (PCP, en inglés), puede participar o no en la red.

Haga una lista de preguntas que quiere realizar durante su visita. Por ejemplo:

  • ¿Cada cuánto necesitará terapia física?
  • ¿Cuánto tiempo necesitará usar aparatos con receta (como muletas o rodilleras)?
  • ¿Cuánto tiempo ha de esperar hasta retomar ciertas actividades?
  • ¿Puede obtener una nota de su médico para el colegio o el trabajo, si fuera necesario?

Escriba una lista de los síntomas que ha tenido y de la duración de los mismos. Si tiene más de un síntoma, empiece con el que más molestias le causa.

Por ejemplo, si su dolor o síntoma:

  • Es agudo, punzante, ardiente o leve.
  • Ocurre siempre en el mismo lugar, o también en diferentes lugares cercanos al de la lesión.
  • Es constante o intermitente.
  • Mejora o empeora con ciertas actividades, movimientos o posiciones (como estar de pie o sentado).
  • Mejora o empeora a ciertas horas del día.
  • Mejora o empeora con el descanso.

Reúna información sobre su historial médico. Incluya información importante incluso si esta parece no estar relacionada con el malestar por el que va a ver al fisioterapeuta.

  • Haga una lista con todos los medicamentos, con receta o de venta libre, vitaminas y suplementos que esté tomando. Algunos medicamentos pueden afectar sus músculos y articulaciones.
  • Escriba cualquier información personal importante. Incluya cualquier evento reciente que fuera estresante, lesiones, incidentes u otros factores que crea pueden afectar su lesión o su habilidad para seguir su plan de terapia física.
  • Haga una lista de cualquier condición médica de su familia. Incluya a sus padres y hermanos.
  • Lleve cualquier informe médico, de laboratorio o diagnóstico que tenga, especialmente cualquiera que pueda tener relación con el tratamiento de su lesión.
  • Lleve los nombres y la información de contacto de sus médicos u otros profesionales de la salud para que su fisioterapeuta pueda informarles sobre su evaluación y progreso. Puede que necesite rellenar un formulario que permita a su terapeuta hablar con sus médicos.

Vaya con un miembro de la familia o un amigo de confianza. Tal vez él/ella recuerde detalles importantes y puede tomar notas durante la visita.

Asegúrese de llevar ropa holgada para que se pueda mover con comodidad. Puede que el fisioterapeuta quiera intentar realizar ciertas actividades o necesite ponerle equipos de terapia o ungüentos/geles.

En su primera visita

El fisioterapeuta:

  • Le hará preguntas sobre su salud y lesión actual. Estos detalles ayudarán a determinar si puede beneficiarse de la terapia física y qué tratamientos pueden ayudarle.
  • Llevará a cabo un examen exhaustivo. Dependiendo de sus síntomas y condición, el fisioterapeuta podrá poner a prueba su fuerza, flexibilidad, equilibrio, coordinación y postura. El fisioterapeuta puede tomar su presión arterial, pulso cardíaco y frecuencia de respiración. Puede que necesite "palparle" o sentir la zona lesionada.
  • Colaborará con usted para determinar sus objetivos para la terapia física con el fin de poder desarrollar un plan para empezar su tratamiento. Aunque varias personas tengan la misma lesión, pueden necesitar objetivos diferentes. En muchos casos, el fisioterapeuta confirmará el diagnóstico y empezará el tratamiento casi de forma inmediata.
  • Hablará sobre su visita con su médico y otros profesionales de la salud si usted se lo pide.
  • Volverá a comprobar su progreso con el paso del tiempo. Y su fisioterapeuta trabajará con usted para elaborar un plan sobre lo que tendrá que hacer una vez finalizada la terapia física. Pregúntele a su fisioterapeuta qué debe hacer si tiene preguntas o si sus síntomas o su condición empeoran tras haber finalizado la terapia física.