Las consultas de control del bienestar del bebé comienzan con una frecuencia semanal. A medida que los niños crecen, la frecuencia de estas consultas se reduce a algunas veces por año. Con el tiempo, los niños solo necesitan una consulta al año.

Los asegurados tienen acceso a consultas de control del bienestar anuales sin gastos de bolsillo aparte de la prima.

Estos son algunos consejos para asegurarse de que las consultas de control del bienestar pediátrico sean satisfactorias y que la atención de su hijo sea coherente. 

Prepárese para las preguntas

Usted es parte de lo que los pediatras observan durante las consultas de control del bienestar. El pediatra querrá saber cómo está criando al niño y si algo cambió en su vida que podría afectarlo sin que usted se dé cuenta.

Estos tipos de cambios incluyen:

  • Mudarse
  • Cambio de trabajo/horario
  • Divorcio
  • Refacciones
  • Una nueva mascota
  • Nuevo personal de cuidado del niño

Conectar a los miembros del equipo

¿Todos los que pasan tiempo con su hijo se conocen? ¿Conocen las pequeñas cosas que podrían ayudar a cuidar a su hijo durante su "turno"?

Considere compartir una lista de contactos para comunicarse con las personas más importantes:

  • Niñeras
  • Maestros
  • Abuelos u otros parientes
  • El pediatra
  • Cualquier especialista en pediatría que pueda consultar

Todos deben compartir etapas e informes a medida que el niño crece. Los maestros y niñeras pueden ver cosas que usted no ve y viceversa. Los informes de cuidados diarios pueden incluir hábitos de higiene personal y otras conductas y lesiones leves. Es posible que también desee compartir resúmenes de consultas de control del bienestar y notas de la escuela sobre cualquier enfermedad que se esté propagando.

Mantenga las vacunas al día

Es posible que necesite los registros de vacunación para un campamento o la escuela. No se sorprenda si su hijo necesita un refuerzo de una vacuna que ya tiene.

Recuerde estos consejos:

  • Algunas vacunas duran solo por un tiempo.
  • Algunas vacunas deben administrarse en dosis entre períodos. ¡Programe las próximas dosis con anticipación para no olvidarse!
Haga una lista de todos los servicios de prevención para niños.