A veces, sabe que es momento de hacer un cambio. Pero, ¿y si ese cambio implica buscar un nuevo médico de cabecera?

Es posible que se haya mudado y su médico esté muy lejos. Quizás no se siente escuchado. O simplemente, le parece que sería mejor buscar a alguien nuevo. No importa cuál sea el motivo, está listo para actuar.

Algunos cambios son difíciles, pero este no tiene por qué serlo. Le mostramos por dónde empezar.

Tome las primeras medidas

La primera medida es verificar el portal protegido Blue Access for MembersSM (BAMSM). Inicie sesión en nuestro sitio web seguro para asegurados para obtener información de su seguro de gastos médicos y red. También puede obtener más detalles acerca de sus beneficios y acceder a Servicio al Cliente. Allí encontrará los detalles de su cobertura, recursos y herramientas de acceso, y mucho más.

Si esto le parece mucha información junta, no se preocupe. Hágalo paso a paso. Por ejemplo, es fácil encontrar una lista de médicos en su red.

Una vez que haya iniciado sesión en BAM, vaya a la sección Buscar un médico u hospital para buscar profesionales que forman parte de la red en su área. Puede usar Provider Finder®, que tiene una guía fácil de usar que lo ayudará a elegir el médico de la red que mejor se adapte a sus necesidades. También le permite buscar un médico por especialidad médica, código postal y sexo.

Recuerde que si consulta a un médico que no forma parte de su red, es posible que tenga que pagar más por los servicios de atención médica. En ocasiones, es posible que tenga que pagar el costo total.

Si su seguro de gastos médicos es una cobertura HMO, puede haber procedimientos especiales para cambiar de médico. Si tiene alguna pregunta, consulte su certificado de beneficios o llame al número de Servicio al Cliente que figura en su tarjeta de asegurado.

No espere

No espere a enfermarse para buscar un médico personal. Es una buena idea buscar un médico con anticipación. Puede ser un especialista en medicina interna o en medicina para la familia. En el caso de las mujeres, puede ser un obstetra-ginecólogo. O bien, puede seleccionar un pediatra para su hijo.

Recuerde visitar a su médico de cabecera para recibir atención de rutina. Puede ahorrar dinero al consultar a su médico habitual para recibir atención en caso de tener gripe, dolores leves y esguinces, y otros problemas de salud en lugar de ir a una clínica de atención médica inmediata o una sala de emergencias (ER).

Hay ocasiones en las que acudir a una clínica en locales minoristas o un centro de atención médica inmediata es una buena opción. Asegúrese de usar solo la sala de emergencias cuando tenga una emergencia.

Comience a establecer una relación con el médico

Una vez que haya seleccionado a su nuevo médico, muéstrese predispuesto y honesto para ayudar al médico a brindarle la mejor atención médica. Hacer preguntas también mejora la calidad de la atención médica que recibe. Pregunte acerca de las pruebas y los tratamientos recomendados. Haga preguntas cada vez que no entienda alguna cosa.

Una forma de establecer una relación con su médico es programar un examen anual. Es el momento de hablar con el médico sobre su salud, sus factores de riesgo y su historial médico familiar para determinar las pruebas diagnósticas a las que tiene que someterse cada año. Recibir los servicios de salud preventiva adecuados, exámenes y tratamientos mejora sus posibilidades de vivir una vida más prolongada y más saludable.